Mi experiencia con el café con cannabis durante 1 semana

Mi experiencia con el café con cannabis

Esta es la historia de mi propia experiencia consumiendo durante una semana café con cannabis, recuerda querido lector que la salud y el bienestar nos afectan a cada uno de manera diferente.

El cannabidiol (CBD) es el compuesto del cannabis que no te coloca y últimamente se utiliza en más cosas de las que te imaginas (ensaladas y helados), esta es mi experiencia bebiendo café con cannabidiol durante una semana.

Según los estudios, el CBD puede ofrecer varios beneficios terapéuticos, como la disminución de la ansiedad, la reducción de las convulsiones y la minimización de la inflamación. Como alguien que vive con ansiedad, personalmente estoy más interesado en el factor anti-ansiedad.

Relacionado: ¿El café es bueno o malo?.

Mi experimento de 5 días bebiendo café con cannabis (CBD)

Para esta prueba, utilicé café molido con infusión de CBD de Flower Power Coffee Co. Tomé esta decisión basándome completamente en la conveniencia. Hay dos cafés cercanos en Brooklyn que sirven y venden bolsas de la marca.

Sin embargo, hay numerosos productos de café con cannabis en el mercado que me interesaba probar, incluyendo el Wellness Blend de Vera Roasting Company, con sede en New Hampshire, que fue fundada por un profesor de química orgánica.

También es importante tener en cuenta que, como parte de mi rutina diaria, limito estrictamente mi consumo de café a dos o tres tazas medianas al día y absolutamente nada de café después de las 2 de la tarde, y punto.

Desde que me inculqué esta estricta hora límite (puede que haya hecho trampas algunas veces con martinis de café expreso, pero eso no cuenta realmente, ¿verdad?), he estado durmiendo bien sin ningún tipo de ayuda para dormir, a pesar de vivir con ansiedad.

Relacionado: Efectos secundarios del exceso de cafeína.

Día 1: De la concentración en el trabajo a una siesta imprevista por la tarde

Es mi día libre, así que pido un café con leche de cannabis con leche de almendras en Caffeine Underground en Brooklyn. El café con leche es delicioso y se toma sin problemas. No puedo saborear nada más que un café con leche de almendras normal.

Después de unos minutos me siento alerta y concentrado. Es diferente a un simple impulso de cafeína, pero es difícil determinar la sensación exacta. Empiezo a leer rápidamente los correos electrónicos.

Tengo hambre, así que después de unos 15 minutos, pido una tostada con mermelada de CBD. Ojalá no lo hubiera hecho. Sabía bien, pero entonces aparece el dolor de cabeza.

Parece que dos «dosis» seguidas han sido demasiado para mí. En cuanto llego a casa, me tiro en el sofá y me quedo dormido durante dos horas. Hubiera sido una siesta estupenda, pero tengo que cumplir con los plazos y mañana tengo que madrugar.

No soy un siestero habitual, y al sentirme presión para cumplir mis plazos en menos tiempo no es buena para mi ansiedad.

Goldstein dice que el cannabidiol (CBD) afecta a cada persona de forma diferente, y que, en contra de la creencia popular, el CBD es en realidad un compuesto estimulante en dosis bajas. Así que la combinación de CBD y café podría ser demasiado estimulante para algunos, que podría ser lo que me pasaba a mí. Para otros, puede ser lo adecuado.

Aun así, me gustó cómo me sentí después de la primera taza, así que no me desanimé demasiado.

Te puede interesar: ¿Cuánta cafeína tiene una taza de café?.

Día 2: Me siento alerta pero tranquilo

En el exterior del acogedor Café Bistrol de Valencia hay una pizarra en la que se destaca en grandes letras «cannabis lattes». Pido uno helado con leche de almendras y charlo con la dueña del establecimiento sobre el café con cannabis y sus posibles beneficios para la salud.

Mientras bebo mi café con cannabis, le cuento lo que pasó ayer y cómo puede que haya tomado demasiado. Me sugiere que espacie más las dosis y que espere al menos tres horas entre cada una de ellas.

Al terminar mi café con leche, me siento muy bien: súper alerta, pero sorprendentemente tranquila. Y me doy cuenta de cuál era la sensación que no podía precisar de ayer.

Fue como si como si alguien hubiera añadido a mi café con leche pequeños trozos de Xanax.

Lo suficiente como para quitarme la tensión, pero no lo suficiente como para sentirme bajo la influencia de una droga.

Antes de irme, compro una bolsa de café de Flower Power (15 dólares) para terminar el experimento en casa. Decido caminar los 5 kilómetros hasta casa porque me siento muy bien. Hoy no hay siesta.

Relacionado: Sobredosis de cafeína, ¿Cuánta es demasiado?.

Día 3: ¿Beber primero una taza de café normal es el truco?

Soy autónomo y trabajo como editor de contenidos en diferentes páginas web. Me gusta empezar mi jornada temprano porque así acabo pronto y dispongo de las tardes para realiar mis hobbies: Apnea y jugar al fútbol con los amigos.

Es un trabajo exigente en el que necesito una concentración total. Empiezo la mañana con una taza de café normal y me pongo a trabajar.

Decido que la taza nº 2 será la del CDB. Me pone nervioso cómo afectará al trabajo, pero lo intento de todos modos. A las 9:30 a.m., preparo el café Flower Power.

Las instrucciones del café dicen que sólo hay que usar una cucharadita y media para una dosis adecuada de 5 miligramos de CBD para una taza de 6 onzas.

Prefiero mi café negro y sólo lo tomo con leche de almendras o de avena cuando estoy en una cafetería. He optado por la mezcla de Nueva York y me gusta mucho. Es oscuro y rico, sin ningún indicio de CBD o sabor a «marihuana».

Estoy trabajando en mi turno y me siento muy bien. ¿Tal vez esa sea la clave? ¿Un café normal primero y uno con CBD? Me siento incluso mejor que ayer.

Estoy alerta sin dolor de cabeza. La cafeína puede a veces me da palpitaciones y manos temblorosas, pero hoy me siento tranquilo. No siento ninguna ansiedad ni estrés añadido por los plazos, y el día pasa volando.

Miro el reloj y ya son las 14:30, así que hoy es un día de sólo dos tazas. Puede que sea la primera vez en meses que no tomo tres tazas de café durante un turno de fin de semana.

Después de mi turno, salgo a correr 10 kilómetros por Central Park con el calor del verano. Me siento realmente somnoliento mucho antes de lo habitual. No puedo culpar al CBD, ya que lo más probable es que sea el sol y el ejercicio, pero es algo a tener en cuenta.

Te puede interesar: ¿Cómo preparar un café intenso?.

Día 4: Tengo la ansiedad a flor de piel

He dormido bien y me he levantado bastante descansado. Me tomo una taza de café normal para desayunar y otra a la hora del almuerzo (sobre las 9:30h). Debo confesar que me he olvidado de tomar mi taza de café con cannabis de la mañana. ¿Estará afectando este experimento a mi memoria?.

Me preparo el café con cannabis en mi tercera taza, pero no fue la mejor idea. Me duele la cabeza y sólo son las 12:30. Todavía me quedan más de cuatro horas de mi turno. Sé que mi dolor de cabeza puede ser por el hambre, la deshidratación y la ola de calor de 37 grados que hemos tenido toda la semana, pero es una mañana dura.

Sobrevivo al turno, pero sentí que podría haber apoyado la cabeza en mi escritorio en cualquier momento y me hubiera quedado dormido. Me preocupa cualquier posible error tipográfico que haya podido cometer y mi ansiedad está a flor de piel. Me siento bastante mal.

Paso el resto de la tarde y de la noche viendo la televisión y bebiendo un gran vaso de vino tinto. Me acuesto pronto y algo contento.

Creo que tres tazas de café al día es demasiado para mi. Ya sea café normal o café con cannabis.

Te puede interesar: 9 alternativas al café.

Día 5: Me siento flojo en el partido de fútbol

Decido empezar mi último día del experimento con una taza de café normal, seguida de otra taz de café con cannabis a media mañana y he de confesar que parece ser la mejor combinación para mí.

Creo que el café con cannabis Flower Power es delicioso y se toma sin problemas.

En cuanto al precio, beber esto diariamente no es realmente una opción para mí. Una bolsa rinde 4 tazas (porciones), así que son casi 4 dólares la taza.

Hoy me siento bien, casi como si mi cuerpo se estuviera acostumbrando al CBD. No se siente tan «fuerte» como los primeros días. Tampoco me duele la cabeza ni tengo sueño. Hago dos entrevistas y dos historias cortas por cuenta propia y me dirijo a mi partido de softball.

Me siento bien jugando al fútbol y meto un par de goles aunque me siento un poco lento al correr por la banda. Quizá el CBD no sea la próxima droga para mejorar el rendimiento en el deporte.

En general, me gustó el café y me veo dándolo como un regalo novedoso. Pero no es algo que bebería todos los días, y no estoy convencido de que lo prefiera al café normal.

Creo que en lo que respecta al café con cannabidiol (CBD), puede llevar unos cuantos intentos encontrar la dosis adecuada que funcione para ti. Hablar con tu médico podría ayudarte.

También me interesa ver cómo me afectan otros productos de CBD, como gomitas, lociones y tinturas.

Con tantos productos nuevos de CBD en el mercado, parece que podré probar nuevas formas en los próximos años. Tal vez una de ellas incluso me ayude sistemáticamente con mi ansiedad.

Relacionado: ¿Por qué el café me hace ir al baño?.

¿Es legal el café con cannabis?

Los productos de CBD derivados del cáñamo (con menos del 0,3 por ciento de THC) son legales en EEUU a nivel federal pero siguen siendo ilegales según algunas leyes estatales. Los productos de CBD derivados de la marihuana son ilegales a nivel federal, pero son legales bajo algunas leyes estatales.

Si vives en Estados Unidos comprueba las leyes de tu estado y las de cualquier lugar al que viajes. Tenga en cuenta que los productos de CBD sin receta no están aprobados por la FDA y pueden estar etiquetados de forma incorrecta.

También te puede interesar